sábado, 22 de abril de 2017

"La pareja de al lado" de Shari Lapena

"Cuarto libro del año"

   Acá estamos. Sí, pasó mucho tiempo desde la última entrada. Ahí voy una vez más a intentar enderezar esta indisciplina acosadora que tanto padezco últimamente.

   Reseñar una vez por semana, ¡Vamos que se puede!

   La pareja de al lado es el segundo libro de thriller que leo. El primero fue una muy buena iniciación en el género “Heridas abiertas” de Gillian Flynn, está reseñado en el blog lo podés curiosear aquí.

   Buscando algo del estilo en Goodreads di con la obra de Shari Lapena, contaba con muy buenas calificaciones y opiniones. La sinopsis es por lo menos atrapante.

   “La vecina nos ha invitado a una pequeña fiesta en su casa pero prefiere que mi hija de seis meses no vaya. Nada personal, es solo que no soporta la idea de que llore. Y mi marido está de acuerdo. Después de todo, dice, es la casa de al lado. El plan que me propone es que nos llevemos el monitor infantil y nos

turnemos para ir a verla cada media hora. 
La niña duerme la última vez que voy a verla. Pero ahora la casa me parece excesivamente tranquila, así que subo tan rápido como puedo las escaleras hasta que confirmo que mi peor pesadilla se ha hecho realidad: ¡mi hija ha desaparecido! Nunca hasta hoy había tenido que llamar a la policía. Pero ahora están en mi casa y quién sabe lo que pueden llegar a encontrar. 
¿De qué eres capaz cuando has sobrepasado tus límites? ¿De verdad conoces a tus vecinos? ¿Y a tu marido? ¿Y a ti misma? Las personas somos capaces de casi cualquier cosa.”


   No suelo colocar la sinopsis en mis reseñas, pero en este caso creo que merecía la pena adelantar un poquito, es lo que en definitiva me terminó de convencer para entrar de lleno en la historia. La primera impresión fue más que buena.

   Me gustó mucho cómo está trabajado el narrador, omnisciente para mi disfrute (si no es la primera vez que lees una reseña sabrás que mi favorito es el omnisciente, casi un fanatismo diría).

   Simple directo y dinámico. Intuyo que gran parte del mérito, además de la autora, se lo lleva la traducción, es muy cómoda. Capítulos cortos y con un ritmo continuo, acción tras acción. Ideal para el lector impaciente.

   Cada teoría que elaboré conforme iba leyendo fue vilmente derribada. Cosa que agradezco realmente porque si hubiese acertado la mayoría de las veces, me hubiera embargado la decepción por lo predecible de la trama.

   Solamente pude acertar un detalle menor. El resto fueron giros tras giros inesperados, que ya se anticipan desde la sinopsis.
En líneas generales no logré “empatizar” demasiado con los personajes. Podría considerarse como un punto en contra que no sean tan profundos.

   Sentí una especie conexión con el protagonista pero pasajera por momentos.

   De todas maneras la historia funciona, se puede disfrutar perfectamente, es correcta y prolija dentro de su género. Las paginas se pasas como si nada.

   Planeó seguir leyendo thrillers más adelante. Por supuesto cualquier recomendación es más que bienvenida.


Eso es todo, el resto queda en tus manos.  

sábado, 28 de enero de 2017

"Harry Potter y el legado maldito" de J.K Rowling, Jack Thorne y John Tiffany.

   "Tercer libro del año"


    La ansiedad me acechó nuevamente. Según las entradas del blog esta debería ser la reseña de “Harry Potter y las reliquias de la muerte” (Libro que empecé a leer la semana pasada), pero no, acá estoy reseñando el libro siguiente a la saga “Harry Potter y el legado maldito”.

 Sí me salteé un libro porque soy descaradamente ansiosa. Decidí leerlo porque si bien no leí las reliquias de la muerte, vi la película y conozco el desenlace de la historia. Por eso consideré que tampoco era tan tremendo dejar un poquito de lado la continuidad para adentrarme en una historia nueva y fresca.

   Desde mi  tercer año de secundaria que no leía una obra de teatro. Fue Romeo y Julieta, leído con una obligación espantosa sobre los hombros y sin una gota de disfrute ni por un segundo al pasar las paginas.

   Es más me animo a afirmar que es la única que he leído pensando rápidamente.

“Harry Potter y el legado maldito” es un libro fácil y rápido de leer por su relato y estructura de guion teatral.

   La historia se centra en la relación que tienen Harry y su hijo menor Albus. Este carga con el peso de ser el hijo del niño que vivió (como también Harry tuvo que soportarlo durante toda su vida). Este legado hace muy pesada la realidad del adolescente, empeñado en contradecir y desafiar a su padre permanentemente. Problemas típicos de comunicación entre padres e hijos.

   Como primera impresión diría que me gustó y a la vez no. Creo que el tema padres/hijos podría estar muchísimo mejor aprovechado, da mucha tela para cortar y a mi parecer se queda un poco. Por otro lado los recursos que utilizan para conectar el pasado de Harry y el presente de Albus me parece que caen en un lugar común y se queman muy rápido. Dan la sensación estar como forzados, si bien son válidos por ubicarse en el universo mágico, que la magia no sea tan “mágica” y sea por demás un instrumento facilista hace que se pierda un poco el chiste.

    Por otro lado leer de nuevo a esos personajes tan bien definidos es realmente un placer.

   Cómo interactúan con la misma esencia a pesar de ser ya adultos con hijos da una sensación de acercamiento muy confortable y fácil de reconocer. Como si uno fuera un amigo cercano. Eso me gusta mucho de esta saga. Sus personajes casi palpables.
   Se puede notar que la historia si bien, la idea es original de Rowling, la comparte con otras dos personas John Tiffany y Jack Thorne de las cuales se ve claramente el estilo. Creo que le aportan un nuevo tipo de humor y emoción que no me deslumbraron pero me hicieron entrar en clima con alguna risa y/o nudito en la garganta.

   A parte de la reciente película  “Animales Fantásticos y donde encontrarlos “según pude leer, todavía hay pendiente una saga de seis libros más.

   Da la sensación de que este universo va a ser por de mas explotado. Esperemos que no decepcione demasiado y no siga dejando la impresión de estar forzado como me pasó con esta historia.

viernes, 20 de enero de 2017

“Harry Potter y el misterio del príncipe” de J.K Rowling.

    "Segundo libro del año"


   Por sexta vez Harry Potter en el blog. A no desesperar este es el ante último libro. Solamente queda el final de la saga. Y quizás alguna sorpresita más… ya veremos que acontecerá.

   “Harry Potter y el misterio del príncipe” o “… y el príncipe mestizo” me ha gustado mucho más que el titulo anterior (Harry Potter y la orden del fénix) el cual me pareció un tanto lento en sus primeras dos terceras partes sin embargo no me sentí defraudada porque en el último tercio me encontré con ese cachetazo final que acostumbra darte J.K Rowling.

   El protagonista ya tiene dieciséis años. La historia va tomando otro color debido a su crecimiento, se vuelve más desafiante, arriesgada y compleja. La mirada del adolescente ya no es tan ingenua como solía serlo hace algunos años. Los conceptos y valoraciones que venía formándose acerca del mundo  y de su realidad se cuestionan permanentemente en esta etapa de la saga.

   Si leíste alguna de las reseñas anteriores, (links por aquí para facilitar el paseo por este humilde blog: "Harry Potter y la orden del Fénix", "Harry Potter y el cáliz de fuego", "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" . Llevo reseñados estos tres pero he leído los primeros dos títulos antes de comenzar con el blog por eso no están reseñados, una lástima), probablemente ya hayas captado que es lo que me apasiona de esta historia. Si no lo repito ningún problema. Esta saga me tiene obsesionada prácticamente por su contenido social, político y sobretodo crítico.

   En cuanto a lo social particularmente en esta entrega me encontré con un desarrollo más mucho más profundo que en el titulo anterior en este sentido. Dentro del entorno de Harry cambian un poco las cosas, sus amigos atraviesan por procesos que al principio no reconoce como típicos o a fines a ellos. Esto lo desconcierta un poco, es interesante ver cómo va adoptando roles en consecuencia y las decisiones que decide tomar para apaciguar un poco las cosas o hacer que cambien.

   Creo que es quizás un poco apresurado, al todavía no haber terminado la saga, decir que Harry Potter es una historia que trata básicamente sobre la fe. Es la constante dentro de la trama. Por eso considero que su carga social es muy grande y es lo más me atrapa. Los valores, el contraste con las miserias humanas y como un ser humano transita, a veces sin buscarlo y otras muy consciente de ello, entre ambos mundos es el centro de la historia. La tolerancia y el entender que juzgar al otro es muy fácil, pero entender su batalla interna e historia con la que carga es más complejo.

   En cuanto a lo político continúan los cuestionamientos al sistema de gobierno y al funcionamiento de las instituciones gubernamentales. Está muy bien contado todo el mundillo de los políticos y de sus artimañas para desdibujar la verdad y venderla a su conveniencia a sus gobernados para seguir conservando una buena imagen y mantener el poder intacto, libre de interrogantes. En esta cuestión intervienen inevitablemente los medios de comunicación. Una herramienta importante de la que se valen estas figuras políticas para manejar la percepción de los hechos a su gusto. Rowling hace foco en esto utilizando el accionar de “El Profeta”, el diario más leído dentro de la comunidad mágica, como ejemplo. Y a través de sus complejos, pensantes y no tanto personajes, desglosa una crítica maravillosa.

   Ahora mismo ni bien ponga el punto final a esta reseña, me sumerjo de lleno en el final de la saga. 

martes, 10 de enero de 2017

"Harry Potter y la orden del Fénix" de J.K. Rowling

"Primer libro del año"

   2017. Y sí, ¿Mirá quién aparece ahora?

   Haciendo felizmente la tan famosa y trillada pero no menos efectiva lista de propósitos para este nuevo año, llegó el momento de decidir el destino del blog. Inmediatamente me dije, “Es increíble como dejamos de hacer las cosas que nos dan placer por cosas que realmente no importan”, porque aunque no parezca si bien no continué con el blog, no fue por falta de interés la interrupción.

   Francamente, el tomar malas decisiones en la última parte del 2016 me llevaron a estar justificándome ahora mismo. Ojo, nadie me obliga ni tengo porque hacer una justificación, podríamos llamarlo pensar en voz alta y a otra cosa.

   En fin, acá estamos, sintiendo la adrenalina de llenar la hoja en blanco otra vez y ¡me encanta!

   Ya sabes de qué va esto en este lugar, así que sin más explicaciones cursis arranquemos con la primera reseña de una vez.

   “Harry Potter y la orden del Fénix”, retomé la saga.
   Leer a Rowling es ir siempre a lo seguro, al disfrute de lleno. Sin embargo, con este título debo decir que el primer tercio de la obra me pareció un poco lenta, pero como dije antes no defrauda. Al final te da el cachetazo del cierre sublime.

   Decidí seguir leyendo los libros a pesar de ya saber cómo termina la historia por haber visto las adaptaciones al cine, basada en dos grandes motivos.

   En primer lugar porque se sabe que en el pasaje del libro al film se pierden muchas cosas, se editan y modifican por lo tanto lo considero como una pieza de arte distinta en definitiva. 

   Por último me encanta como la autora desarrolla los temas sociales y políticos que atraviesan la vida del protagonista aprovechando su crecimiento. A través del narrador expone de manera brillante y clara (porque no hay que olvidarse que es literatura infanto/juvenil y una de las desventajas es que hay que bancarse leer “Harry pensó…” “Harry sintió…” y demás variantes más de una vez por pagina, inclusive hay casos de hasta dos repeticiones por oración) como van cambiando las percepciones del adolescente mediante las conclusiones a las que llega de la realidad.

  Al parecer las decepciones son moneda corriente en la vida de Harry, una muy interesante por ejemplo es como se replantea el concepto que tiene acerca de su padre, pasa de admirarlo de manera incuestionable a incluir sin nada de gracia y sorpresivamente el juzgarlo. Lo encontré maravilloso. Seguramente al leer ese capítulo te remontes al momento en el que tus viejos dejaron de ser unos héroes para descubrir que lastimosamente que son unos simples mortales llenos de defectos y afortunadamente de otras tantas virtudes.

   El 90% de los libros transcurren dentro de la vida académica de Harry, un gran escenario para explotar la visión que tienen el bando de los adolescentes para con los adultos. Los cuestionamientos hacia la institución, profesores, medios de comunicación e inclusive organismos de estado (No muggle por supuesto) por parte de los alumnos de Hogwarts son de lo mejor. Básicamente es el motivo por el que me enganchó la saga.   

   Hasta aquí la primera reseña. Como acostumbro no suelo poner nada o casi nada de la sinopsis, descubrir la historia de lleno es trabajo tuyo.

sábado, 13 de agosto de 2016

"Frankenstein" de Mary Shelley

   "Décimo cuarto libro del año"


   Este libro inconfundible formó parte de un número mayor de libros que me regalaron hace unos meses. Géneros variados. Era lo que menos me importó. Para un lector, que mejor que recibir casi una veintena de libros de regalo.

   Los cargué en el auto y fui feliz durante toda la vuelta a casa. Acomodarlos en una de las estanterías de mi humilde biblioteca fue otro momento de placer.
En fin, tardé un tiempo en encarar esta lectura. Uno de los propósitos de este año era adentrarme a los grandes clásicos. Así que acá estoy comentado uno muy grande.

   Es interesante como se originó la historia. Fue por medio de un juego. En sus comienzos Frankenstein era solo un cuento. Cuento que Mary escribió una tarde en compañía de sus amigos cuando se propusieron como juego inventar historias de terror para matar el aburrimiento del campo.

   Con el tiempo lógicamente pasó de ser una breve historia para desarrollarse como novela en el formato que conocemos actualmente.
Uno de los aspectos que más me gustó fue como la autora incluye el formato carta y como juega con los narradores. Alguien cuenta lo que otro le está contando. Luego cambia y el narrador se transforma en primera persona. Muy interesante las variaciones.

   A grandes rasgos uno puede advertir de que acaba de leer una crítica bien explicita hacia la humanidad y a sus miserias humanas.
Otro de los temas que plantea, la mayor parte del libro, es la responsabilidad que le compete al científico y a la ciencia toda, para con la sociedad.
¿Qué es lo correcto y que es lo que traspasa la ética dejando de ser un servicio en función del progreso?

   El protagonista se ve conflictuado, reflexionando permanentemente sobre sus conocimientos, el rumbo que van tomando, qué resultados logra y pretende lograr a futuro.
Un punto a criticar podría ser la reiteración de los pensamientos a los que se ve sometido el protagonista. Se entiende que está atravesando momento de conflicto pero se vuelve un tanto tedioso leer lo mismo dicho de varias maneras.

   En fin, disfruté mucho de esta historia.


   Con el correr de los clásicos voy entendiendo porque se vuelven indispensables tenerlos en haber.

miércoles, 8 de junio de 2016

"Harry Potter y el cáliz de fuego" de J.K. Rowling

  "Décimo tercer libro del año"


   Hace una media hora, más o menos, terminé con “Harry Potter y el cáliz de fuego”. Antes de arrancar con alguno de los libros de la saga uno ya sabe inevitablemente que está por consumir una obra de calidad (por tratarse de un best seller consagrado hace años y por el éxito de la versión para cine), de igual manera la sensación que te abraza al terminarla es impagable e impredecible en cierto punto.

   Al ser un libro de seiscientos treinta y cinco páginas me demoré algo más de siete días en terminarlo. A pesar de lo prolongado el ritmo que maneja es muy fluido, el manejo de los capítulos está muy bien logrado. Nada está contado porque sí, eso hace que se descarte la presuntuosa idea de que deberían haberlo hecho en una edición más corta.

   El protagonista ya tiene catorce años. Su cuarto año en Hogwarts comienza con el gran atractivo del “Mundial de Quidditch” un deporte que practica en la escuela de magia y que lo hace muy feliz, es su cable a tierra. Sin embargo, la historia de su pasado lo persigue y los desafíos no cesan para Harry Potter.

   Como me pasó en el título anterior “HarryPotter y el prisionero de Azkaban”, se torna levemente tedioso lo reiterativo e informativo que se vuelve por momentos el narrador. Hubo carillas donde encontré el nombre de Harry mencionado más de cinco veces, y así con otros personajes. La trama es tan consistente y de un peso enorme que vuelca la balanza positivamente sin dudas.

   Los giros argumentativos son de lo mejor. Se justifican en los personajes excelentemente compuestos y complejos. La historia va y viene en el tiempo de la mano de los diálogos con una cintura soberbia. Esto permite a Rowling mantener una tensión, una necesidad de seguir leyendo, de querer saber más imperiosa.

   Otra de las cosas que me tiene extasiada, es lo que creo haber mencionado en la reseña anterior, la claridad en plasmar valores tan bien definidos en los tres protagonistas (y en el resto por supuesto). Es decir Harry, y sus dos amigos Ron y Hermione. Son muy distintos entre sí, la autora juega con estas diferencias y se nota la transición que atraviesan a lo largo de los títulos. Un ejemplo de esto quizás un poco básico, pero es el que se me viene primero a la mente en este momento, en una pelea Ron que en libros anteriores se contenía de decir malas palabras, esta vez cruza el límite y dice por lo menos dos insultos explícitos. Al leerlos uno quizás piensa en un mal mensaje para el niño/a que esté con el libro en sus manos. Pero la verdad es que está tan bien logrado, se justifica porque el personaje sufre bullying por parte de Draco Malfoy que insulta gratuitamente a su familia(un chico realmente desagradable) durante los cuatro años de Hogwarts que llevan cursando. Es un signo de que llegan a cierta madurez donde el carácter va tomando mucha forma y se expresa libremente.

  En fin, a estas alturas ya no tengo retorno. Al parecer me encuentro en un camino de ida. Junto a la portada del libro hay un muñeco de Lord Voldemort que denota cierto fanatismo en ascenso.

¡Por suerte queda mucho por delante!

jueves, 26 de mayo de 2016

"Harry Potter y el prisionero de Azkaban" de J.K. Rowling


  "Décimo segundo libro del año"


   He vuelto por fin. ¡Qué bien se siente! la vida académica y sobre todo el resto de la vida me tuvieron alejada del blog. Mala decisión lo sé. Pero lo importante es que vuelven los jueves de reseñas.


   Hace un tiempo no recuerdo cuando (también vuelven las impresiones por falta de memoria, lo lamento) leí  “Harry Potter y la piedra filosofal” y “Harry Potter y la cámara secreta”, es decir los primeros dos libros. Cuando me enteré de la obra que se va a estrenar en julio de este año “Harry Potter y el niño maldito” me dije: “Tengo que terminar la saga antes de octubre para poder leer el libro que van a sacar de esta obra ese mes”. Y acá estoy continuándola.

   “Harry Potter y el prisionero de Azkaban” es una genialidad por donde se lo mire ¡Que pedazo de obra! La capacidad y calidad creativa de J.K. Rowling es abrumadora, conforme van pasando los capítulos da la sensación de que uno va teniendo la mandíbula cada vez más cerca del piso. Boquiabierta y conmovida me deja esta historia.

   La solidez de los personajes, lo complejo del trasfondo de que cada historia es lo más valioso sin dudas, o por lo menos  así lo vivo. Es algo que destaca inevitablemente, hayas visto las películas,  leído los libros o ambas cosas como pretendo que sea mi caso. No por nada se convirtió en el fenómeno que es. No por nada esta autora es, y con todo merecimiento, millonaria.

   A esta altura calculo que hay muchísimas personas que conocen la historia a fondo pero igualmente como suelo hacer en mis reseñas no voy a ahondar en la trama. Solo lo mínimo e indispensable.

   Es el tercer año de Harry en el colegio de Hogwarts con trece años y junto a sus dos fieles amigos Ron y Hermione emprende nuevas aventuras. Como el título anticipa hay un prisionero, que se vuelve un fugitivo significando un gran peligro para “el niño que vivió”. Hasta acá la info básica. Lo que sigue te lo dejo a vos… 

   De “el prisionero de Azkaban” me llevo dos cosas muy marcadas: la dedicación de la autora en plasmar tanto miserias humanas como valores muy fuertes en sus personajes y por otro lado, la idea rebelde de transformar a algunos alumnos de Howarts en seres con pensamiento propio, crítico capaces de cuestionar a sus profesores buscando una reflexión que les permita crecer, diferenciar. En definitiva descubrir el abanico de opciones a las que uno se enfrenta de las cuales se puede elegir antes de llegar a la acción con respecto a un problema. Con estos dos aspectos disfruté muchísimo de la historia.

   Hay mucho que descubrir en los libros que no está reflejado en las películas. Los giros en la trama son de lo mejor, Rowling cuenta con unos recursos envidiablemente inagotables que se van superando capitulo a capitulo. En fin puro disfrute. ¡Larga vida a esta mujer!

  Hace una semana fue la Comic Con de Argentina, pude visitarla con buenas amigas. Les dejo un retrato histórico de quien les habla junto a la versión cinematográfica del mejor maestro de “Cuidado de Criaturas Mágicas” que pueda existir jamás… Hagrid.










   Y además la orgullosa foto de mi cuaderno/mapa merodeador que recibí como regalo sorpresa de parte de un sol que hay en mi vida…